sábado, febrero 15, 2014

La cruz

Cada quien carga su cruz
por mas que no lo quiera o que pretenda
burlarse del madero inexorable,
fingiendo que este existe en otro cielo.
No puede subastarse,
no puede regalarse,
es nuestra y nos acompaña adonde sea...
Algunas tan pesadas
que transforman la vida en un problema
Otra livianas que nos dejan respirar con alegría.
Algunos le pusieron por nombre : Destino
Pero que podemos hacer ?
Lamentarnos...
Odiar ?
O simplemente tratar piadosamente
de hacer mas llevadera nuestra suerte?.
Rodolfo



7 comentarios:

AdA... dijo...

Tenemos que reconfortarnos, no podemos dejarnos, creo que al igual que cuando no compartimos con otros, los otros tampoco comparten con nosotros y nada o bien poco podemos recibir... pues si no nos damos a nosotros, qué podríamos recibir de nosotros. Si damos de lo que tenemos, lo que tenemos es nuestro y vuelve; pero preñado, ¿no crees?

Al igual que fregamos y limpiamos, sabiendo que todo vuelve a ensuciarse con el uso; aunque vayamos con nuestra cruz hacia la muerte, podemos hacerlo lo mejor posible también... Esa es mi reflexión;)

Bienvenido tú y tus bellas palabras, amigo querido. Un gran abrazo:)

Rodolfo N dijo...

Gracias querida amiga Ada ,cada uno lleva su propia cruz y tu manera de pensar es muy inteligente. Me alegra el reencuentro !!!
Besos!

Darilea dijo...

Hay cruces que nos persiguen el resto de nuestra vida.
:) Besos y que todas tus cruces sean solo para nombrar a Dios. :)

Darilea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Duarte dijo...

Crecer ante las adversidades la mejor solución. La vida es dura, por veces hasta cruel, tan sólo con mucha entereza superable. Por eso, garra, fe, esperanza: ganas de seguir luchando.
Aquel abrazo amigo

Rayén dijo...

Tienes mucha razón hay una cruz para cada uno que es intranferible; con ella tenemos que llegar hasta el final sea como sea, amigo.
Abrazos.

Rodolfo N dijo...

Charo:
Querida amiga , claro que es así. Besos !


Duarte: Querido amigo muy cierto lo que dices , garra y fe para soportar algunas cruces.
Un abrazo



Rayén:
Claro que sí y hay que poner todo en ello.
Un abrazo