lunes, diciembre 30, 2013

El avaro....

Era el esplendor de Grecia, con sus sabios , pensadores profundos,  valoración de las virtudes,  monumentos colosales y Dioses que engendraban  con seres humanos a quienes se identificaba "héroes", con status similar a los Dioses
Los griegos eran muy afines a pensar  en el futuro, temer por su situación y recurrían habitualmente a buscar respuestas a sus incógnitas y angustias al "Oráculo de Delfos", al pie del monte Parmaso.
Así fue que Nedeo  un joven héroe, ansioso por conocer sobre sus previsibles hazañas, consultó al Oráculo para saber acerca de su futuro.
El Oráculo, famoso por sus respuestas inteligentes, profundas y abiertas a la perspicaz interpretación del requirente, le contestó:
-Tus actos te llevarán a ser muy rico, famoso y nadie nunca se olvidará de ti.
-Entusiasmado por ese presagio Nedeo comenzó a elucubrar como lograr cumplir con su destino tan venturoso....
Lo primero que se le ocurrió fue, en base a su fuerza e inteligencia , someter a los más pobres e indefensos ,social y culturalmente, a préstamos con grandes intereses, que prácticamente asegurarían su riqueza.
A quien no le cumplía en tiempo y forma aquello  a que se había obligado, lo sometía mediante su fuerza y el temor que infundía, a la entrega  sus escasas posesiones...
Así logró  amasar una enorme fortuna. ante la desesperación de sus deudores  a quienes los sometía a la pobreza más indigna y profunda.
A su vez, al ver acrecentar tan rápidamente su fortuna comenzó a "privarse a sí mismo", obviando los lujos y placeres que su poder económico y político le permitían.
A medida  que aumentaba su fortuna  y el rencor de los desposeídos comenzó a temer por su seguridad y se rodeo, entonces,  de numerosos esclavos guardaespaldas, para que lo cuidararan, prometiéndoles a cambio la libertad..
Pero no advirtió que entre  esos esclavos, uno era hijo de una de sus víctimas...
Una noche cerrada, cuando todos re retiraron a dormir, Fogos, que así se llamaba este esclavo, lleno de furia y rencor, lo apuñaló reiteradamente por la espalda y lentamente, desangrado,  Nedeo murió entre gritos sin respuesta de dolor.
Mientras transcurría su rápida agonía, recordó lo que le había dicho el famoso Oráculo....
Tuve riquezas , fui famoso, poderoso y rico y expiró...
No llegó a comprender la tercera predicción del Oráculo...
Logró ser famoso por su desalmada avaricia y nunca nadie se olvidó de él.
Siempre se lo recordará como Nedeo, el Avaro ...
.
Rodolfo


3 comentarios:

Duarte dijo...

La avaricia, el afán de grandeza y poder, siempre tan bien maquinada, pero sin piedad, acaba por dejar una fisura para que se cumpla el rito.
Mira lo que le pasó a Viriato!
Un gran abrazo, y un muy Feliz 2014

Darilea dijo...

Por desgracia el bien se olvida pronto y siempre queda la cicatriz del malvado, para ser recordado su malicia.
Besitos Rodolfo.

Rodolfo N dijo...

Duarte Gracias amigo. Luego de mis vacaciones vuelvo al contacto. Un abrazo


Darilea:
Ahora nos vemos más en Facebook , pero igual ahora que termine mis vacaciones vuelvo al ruedo.
Mil besos !!!