martes, febrero 02, 2016

PICOLISIMA SERENATA

 Pediré prestado rocío a las flores
miel a las abejas y al cielo fe
y si tú me dejas seguiré mis antojos
con luz de tus ojos te brindaré

Esta picolísima serenata
que con voz del alma repetirá
todo enamorado a su enamorada
le susurrará, le susurrará

laralaralaralarala

Pediré prestada la voz a los vientos
el brillo a la luna
el calor al sol
y así cual ninguna
mi fiel serenata
será mensajera de mi amor

Esta picolísima serenata
que con voz del alma repetirá
todo enamorado a su enamorada
le susurrará, le susurrará

Pediré prestada
la llama del fuego
y luego a una estrella le pediré
que con sus destellos
tus suaves cabellos
pueda acariciarte cual yo soñé

Esta picolísima serenata
que con voz del alma repetirá
todo enamorado a su enamorada
le susurrará, le susurrará

miércoles, diciembre 30, 2015

LÁGRIMA

LÁGRIMA















Es  el fruto de una fuerte emoción,
resbala por el canto del ojo,
desliza suavemente por la mejilla,
dejando un rastro húmedo y cálido,
hasta situarse en el vértice de la boca,
para dejar ese sabor único,
a salado,
que se va haciendo dulce…
si es de alegría.

,
Una hermosa colaboración del amigo Duarte

viernes, noviembre 20, 2015

Sueños

Si pudiese ser una parte de ti,
elegiría ser tus lágrimas,
porque son concebidas en tu corazón,
nacen en tus ojos,
viven en tus mejillas,
y se mueren en tus labios
Además nunca imaginé
como seria el sabor de una rosa en mi boca
 hasta el dia en que te besé
.
Anónimo

 

jueves, octubre 22, 2015

A hurtadillas...

Hoy, a hurtadillas descubrí
cuan bello es el alma de un niño...
Su pureza es exquisita
y su amor, sin medida.
No se manchó su ternura
con amarguras o maldades
Es virgen de sentimientos...
Es un corazón abierto
a las delicias que llegan
Es un manto de esperanza
para futuras lloviznas
que no mojarán sus ansias...
Es una llama que crece ,
que brilla y que trae tibiezas...
Un ángel que Dios nos manda
Un pimpollo que se abre...
Una brisa que acaricia
Un sol que alumbra y no quema
y una luna que esta llena
rodeada por mil llamitas...
Hoy a hurtadillas observé
una preciosa cartita
en que mi nieta decía
Los quiero ...
Los quiero abuelos !
como quiero a mi  mamita...
Y que al final rubricaba
con una bella firmita
.
Rodolfo
(gracias querida nieta)

sábado, agosto 08, 2015

Fados ...


Cheia de penas me deito
E com mais penas me levanto
Já me ficou no meu peito
O jeito de te querer tanto

Tenho por meu desespero
Dentro de mim o castigo
Eu digo que não te quero
E de noite sonho contigo

Se considero que um dia hei-de morrer
No desespero que tenho de te não ver
Estendo o meu xaile no chão
E deixo-me adormecer

Se eu soubesse que morrendo
Tu me havias de chorar
Por uma lágrima tua
Que alegria me deixaria matar,
.
Lágrima
Amália Rodrigues

Los fados, expresan sentimentos, algunos muy fuertes, como este.

Gracias AMIGO DUARTE.

miércoles, julio 08, 2015

Lágrimas...


Si conocieras el sabor de mis lágrimas
jamás nos habríamos separado...
Si supieras con cuanto amor 
preparé nuestro nido
poblado de jazmines y pimpollos de rosa
con aromas tan bellos
tan bellos...
Pero el destino fue esquivo
el orgullo se coló en nuestras  almas
y las palabras que nunca
debíamos haber dicho...
las dijimos.
Olvidamos la gloría
que lograría el perdón...
Pero todo olvidamos y el orgullo triunfó
Y hoy surgen las lágrimas
cuando el amor marchó...
.
Rodolfo

domingo, junio 07, 2015

ALGO PERSONAL

Algo personal

(Joan Manuel Serrat)

Probablemente en su pueblo se les recordará
como a cachorros de buenas personas,
que hurtaban flores para regalar a su mamá
y daban de comer a las palomas.

Probablemente que todo eso debe ser verdad,
aunque es más turbio cómo y de qué manera
llegaron esos individuos a ser lo que son
ni a quién sirven cuando alzan las banderas.

Hombres de paja que usan la colonia y el honor
para ocultar oscuras intenciones:
tienen doble vida, son sicarios del mal.
Entre esos tipos y yo hay algo personal.

Rodeados de protocolo, comitiva y seguridad,
viajan de incógnito en autos blindados
a sembrar calumnias, a mentir con naturalidad,
a colgar en las escuelas su retrato.

Se gastan más de lo que tienen en coleccionar
espías, listas negras y arsenales;
resulta bochornoso verles fanfarronear
a ver quién es el que la tiene más grande.

Se arman hasta los dientes en el nombre de la paz,
juegan con cosas que no tienen repuesto
y la culpa es del otro si algo les sale mal.
Entre esos tipos y yo hay algo personal.

Y como quien en la cosa, nada tiene que perder.
Pulsan la alarma y rompen las promesas
y en nombre de quien no tienen el gusto de conocer
nos ponen la pistola en la cabeza.

Se agarran de los pelos, pero para no ensuciar
van a cagar a casa de otra gente
y experimentan nuevos métodos de masacrar,
sofisticados y a la vez convincentes.

No conocen ni a su padre cuando pierden el control,
ni recuerdan que en el mundo hay niños.
Nos niegan a todos el pan y la sal.
Entre esos tipos y yo hay algo personal.

Pero, eso sí, los sicarios no pierden ocasión
de declarar públicamente su empeño
en propiciar un diálogo de franca distensión
que les permita hallar un marco previo

que garantice unas premisas mínimas
que faciliten crear los resortes
que impulsen un punto de partida sólido y capaz
de este a oeste y de sur a norte,

donde establecer las bases de un tratado de amistad
que contribuya a poner los cimientos
de una plataforma donde edificar
un hermoso futuro de amor y paz.

(Pero eso sí, con qué destreza esos tahúres de postín
reparten juego con cartas marcadas:
nada por allá, nada por aquí,
visto y no visto y nos la meten doblada.

Tienen más de un problema para cada solución,
sin que te enteres te roban los calzones
y luego te dicen que toca apretarse el cinturón
cuando en la bolsa caen sus acciones.

Hijos del demonio, no tienen otro dios
que la codicia y más rey que el mercado
ni otra enseña que la de curso legal.
Entre esos tipos y yo hay algo personal