miércoles, abril 18, 2012

El viejo reloj...



Desde el vagón de un tren deteriorado,
con esa extraña sensación de la partida
a través de mi ventanilla algo opacada
percibí el enorme Reloj que vigila las salidas y llegadas
de viajes que a veces no tienen ni rumbo ni destino...
con su cuerpo de chapa oxidada, descuidado
y balanceándose al compás del fuerte viento del sur...
Pero había algo peculiar en tu estructura que de inmediato me sedujo...
No tenías manecillas...
Sin saberlo ese ignorado reloj había logrado disolver el tiempo
en algún instante imposible de precisar...
Logró el milagro de ser, sin ser..
Al verlo comprendí también,
que el Duende que quizá robó sus manos
fue el mismo que se apropió de aquellos años míos...
tan felices, tan lejanos.
Era el mismo que, de niño, miraba azorado,
con la ternura e inocencia tan bella
en la antigua estación de trenes de Bahia Blanca...
Allí donde el aire era puro, la brisa fresca
y la felicidad mi compañía permanente.
Quizá que extraño designio deshizo tus manos...
Para tí ya no hay tiempo, solo presente..
Olvidaste la angustía de las horas que pasan
inexorables y ausentes..,
Comprendí entonces tu sabiduría y copie tu ejemplo
y, desde el enturbiado cristal que nos separaba,
medité: Viejo reloj, somos hermanos,
y el mismo que nos otorgó el tiempo transcurrido...
hoy, sin pudor alguno se lo ha llevado...
.
Rodolfo (de un viaje a Bahia Blanca)

16 comentarios:

AdA... dijo...

¡Qué hermoso, Rodolfo!

El tiempo se enredó y quedó preso, encantado, entre tus manos y los hilos de tu escritura... Es tuyo.

Un beso, querido amigo

Mayte dijo...

Delicioso y acompasado al tiempo entre palabra y belleza.

Besos!!

Oréadas dijo...

Rodolfo amigo que delicia de poema, pasear por el tiempo entre tus letras con ese sabor ayer y de recuerdos.
Besitos

RECOMENZAR dijo...

El viejo reloj que no marca horas ya..el viejo reloj se ha quedado en el tiempo del olvido.
Un beso querido poeta!

Duarte dijo...

Que bello este reencuentro con una imagen que detuvo el tiempo. Gran calidad la de esta narración poética... Te felicito, amigo.
Siempre me he sentido atraído por los relojes de las estaciones, no sé si por tu tamaño o forma, o por lo que representar para cada uno cuando los contemplamos... por la vida fuera.
Un gran abrazo

Rodolfo N dijo...

Ada:
querida amiga, gracias por tus palabras...
Besos!.




Mayte: es un enorme agrado que pases por aaquí.
Besos!


Charo:
La delicia es encontarte siempre como una querida amiga.
Besos!




Mucha:
Claro ,se llevó el tiempo , que nos es poco.
Besos!.


Duarte:
Querido amigo, gracias por tus palabras y sabes que coincdimos en muchas cosa.
Un abrazo

São dijo...

Belissimo texto, profunda reflexão sobre o tempo, magnífica sensibilidade a tua!!

Comovida, te abraço fraternalmente, meu querido amigo.

Duarte dijo...

Que sigamos coincidiendo, eso es bueno... hasta que coincidamos en la capital delTuria.

Un gran abrazo, querido amigo

Rodolfo N dijo...

Sao:
Gracias mi amiga.
Que lindo es tener gente lejana en el espacio pero cercana en el corazón.
Besos



Duarte:
Mi predilceto amigo de tu bellísima tierra.
Gracias por mantener y sostener esta amistad.
Un abrazo.

Melusina dijo...

Hola Rodolfo N.

Soy una bloguera que seguías y ahora vuelvo a las andadas después de un largo reposo. Estoy encantada de ver que aún escribes.

Yo intento comenzar con otro nombre. Te sigo :)

Saludos!

São dijo...

rrsss rrsss concodro de tod contigo, meu querido amigo

Bem hajas, rrss

greentea dijo...

recordaçoes de outros tempos , Rodolfo, fazem bem à alma e à mente ... e ouvir Aznavour é tb uma delicia!!
um beijo

Sandra Figueroa dijo...

Hola Rodolfo, que belleza tus versos amigo, un placer leerte. Cuidate mucho.

Rodolfo N dijo...

Sao:
Es cierto concordamos.
Feliz día del trabajo amiga!.
Besos


Greentea:
Me alegro mucho amiga.Feliz día del trabajo!
Besos!



Sandra:
Te estaba esperando. Gracias y Feliz día del trabajo.
Besos

Jorge Ramiro dijo...

Siempre he disfrutado mucho de la poesía. Algun dia me gustaría tener el valor para escribir mis propios poemas, pero creo que por el momento, me conformo con leer a otros escritores. En este momento que estoy por conseguir Vuelos a
Buenos Aires
, estoy intentando comprar un nuevo libro de poemas para el viaje

Anónimo dijo...

que hermoso poema rodolfo, describiste muy bien la historia de ese reloj desde el tren de tu vida